Blogia
Brainware educativo

Flexible y abierto

A vueltas con las dicotomías.....

 

Otra vez me he topado con uno de esos cuadritos que enfrentan la escuela prehistórica (a.d. Web 2.0) y la escuela fetén (d.d. Web 2.0). Lo malo del caso es que estos dichosos cuadritos aparecen en la literatura (léase blogosfera, etc..) parece que sesuda de nuestro campo. Y claro, los alumnos lo defienden en clase con fervor, con lo que cuesta que tengan una mente abierta, que ‘piensen’ y que no solamente ‘crean’.

Es sabido que las tonterías repetidas de forma adecuada pueden convertirse en teorías consistentes. Un ejemplo es el caso de lo que recordamos “10% de lo leido, 20% de lo visto, 30% de lo oido, etc, etc” y que está muy bien analizado en el trabajo de Will Thalheimer Will at work learning  (@jordi_a nos lo ha recordado en twitter recientemente) 

En el caso que me ocupa, es verdad que hablando de perspectivas de futuro: web 2.0, innovación educativa y mejora de los procesos de enseñanza-aprendizaje, podemos encontrar grandes promesas al hablar de las nuevas posibilidades que la red ofrece en el ámbito educativo.  Aunque en mi opinión, en muchos casos  seguimos en la tradición judeo-cristiana de las profecías mesiánicas.

Es verdad que los entornos de aprendizaje (institucionales, sociales  o personales), ofrecen otra fisonomía  con la integración de las nuevas aplicaciones de la red, pero eso no quiere decir que vayan a suponer mejoras automáticas en los procesos educativos. Ni lo vamos a lograr renegando de lo que se hace en la escuela, ni acusándola de retrograda, refractaria y a sus profesores como inmovilistas.

Muchos de los aspectos tratados con mis alumnos en estos temas y en los que ahora me encuentro metido por asuntos de investigación, podemos situarlos en la zona de tensión entre la tradición didáctica, de donde podemos lograr sus fundamentos, y la necesidad de adaptarse a la actualidad, lo que supone incorporar cambios metodológicos, en algunos casos, condicionados por las características tecnológicas de los entornos de comunicación donde se desarrolla el proceso didáctico. Pero tan erróneo sería rechazar las aportaciones tecnológicas, como olvidarse de la tradición y el saber pedagógico desarrollado durante el pasado siglo. De ahí lo necesario de ocuparse y de reflexionar sobre ello si pretendemos abordar con sensatez las perspectivas de futuro que la evolución de las TIC van ofreciendo.

Aunque existen muchos elementos de reflexión, quiero referirme aquí a dos de ellos. El primero, que las TIC, por sí solas, no suponen innovación educativa alguna (parece una auténtica perogrullada ¿no?). Multitud de experiencias e investigaciones han mostrado–aunque parece haber quien no se ha enterado- que la utilización de las TIC –pensemos ahora en las aplicaciones de la Web 2.0-, por sí solas, no supone innovación educativa alguna; si entendemos innovación como lo defino en Innovación docente y uso de las TIC  en la enseñanza universitaria  “una forma creativa de selección, organización y utilización de los recursos humanos y materiales, nueva y propia, que dé como resultado el logro de objetivos previamente marcados. Es decir, que estamos hablando de procesos, que producen mejora, cambios que responden a un proceso planeado, deliberado, sistematizado e intencional; no de simples novedades, de cambios momentáneos ni de propuestas visionarias".

El segundo son las dicotomías  escuela vs Internet/redes/web 2.0/etc, que a mi parecer son planteamientos peligrosos desde la perspectiva educativa.

Pienso que resulta imprescindible filtrar críticamente el habitual planteamiento maniqueo que sitúa en un lado las estrategias centradas en el profesor como expositivas, memorísticas, pasivas para el estudiante, fundamentadas en el conductismo, representativas del aula convencional, representativas de la escuela, etc.; y en el otro las estrategias centradas en el alumno presentadas como activas, participativas, constructivistas, representativas de los nuevos entornos tecnológicos. No voy a traer ejemplos, pero lo que hoy podríamos llamar ‘nueva bibliografía’ relacionada presenta numerosos ejemplos de estos planteamientos: comparativas entre características de la enseñanza tradicional y la enseñanza virtual, cuadros donde se contrasta enseñanza expositiva frente a la centrada en el alumno, ensalzando las bondades de una frente a otra (y asociando esta última, claro está, a la llegada de la web 2.0).

Puede que recuerden el libro (quizá sólo título) de Umberto Eco “Apocalípticos e integrados”. Allí se identificaba como apocalípticos a los que auguraban grandes calamidades en la ciencia y la cultura causados por el desarrollo de los medios de comunicación de masas, mientras que los integrados serían los que aceptaban el papel protagonista de estos medios.  Parece que ahora se han tornado los papeles y que los tecnófilos se hayan tornado apocalípticos en el sentido de que  nos amenazan con que si no estamos con los nuevos medios –pensemos, p.e. en web 2.0– sufriremos toda clase de calamidades.

No parece razonable alinearse con unos planteamientos, que de ser ciertos,  hasta ayer mismo toda la enseñanza ha sido dirigista, expositiva, con métodos pasivos, etc.. (que he estado haciendo estos años!) y que fruto de las tecnologías actuales han aparecido métodos nuevos, estrategias didácticas activas, etc.. 

Todo ello no quita que el tema de la metodología a implementar en los entornos personales de aprendizaje resulte crucial desde la mirada pedagógica, ya que el uso de las TIC supone un desafío que provoca cambios en las situaciones didácticas, en el contexto donde se produce el proceso de enseñanza-aprendizaje. Pero también hay que reconocer que, en general  estamos volviendo a conceptos y propuestas que tienen, en algunos casos, una larga tradición (algunos 100 años casi?) y que casi siempre han sido experimentados en distintas situaciones de enseñanza a lo largo del siglo XX.

Intentemos abandonar  la disyuntiva y la  tiranía del ’o’ para avanzar en la integración y el desafío del ’y’.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Recordando viejas ideas... (o no tan viejas)

 

(…)

(... El tiempo no) puede ser considerado en el sentido convencional que lo han hecho tanto la enseñanza presencial -comunicación sincrónica- como la educación a distancia -comunicación generalmente asincrónica-. La sincronía de la comunicación educativa en los nuevos sistemas de comunicación educativa pierde nitidez con el avance de las posibilidades de los sistemas expertos y las posibilidades de simulación de la interacción. En la comunicación a través de ordenadores por ejemplo, los lapsos de tiempo pueden llegar a no diferenciar la comunicación sincrónica de la asincrónica. Por otra parte, los avances en la simulación de entornos de comunicación va desdibujando la frontera existente entre los sincrónico y lo que no lo es.

 

En cualquier caso, comienza a superarse, con estas tecnologías, la utopía de la comunicación humana como exclusiva de la enseñanza presencial. En muchos casos un diálogo -mediante ordenadores interconectados- en tiempo real o cualquier proceso interactivo pueden proporcionar una comunicación mucho más próxima y calida. En la enseñanza presencial, nos movemos en la creencia de que el solo contacto visual entre profesor-alumno proporciona una comunicación didáctica más directa y humana que a través de cualquier sistema de telecomunicaciones. Ni la enseñanza presencial presupone comunicación efectiva y apoyo al estudiante, ni la enseñanza a distancia deja enteramente todo el proceso de aprendizaje en manos del alumno. Como señala Holmberg (1985), el grado más elevado de ’distancia’ lo encontramos cuando una persona estudia sin apoyo alguno, lo que Moore describe como ’programas sin diálogo ni estructura’, y esto desgraciadamente, también sucede en la enseñanza presencial.

 

Los conceptos de enseñanza presencial y enseñanza a distancia deben, en consecuencia, revisarse. La preocupación por las distintas posibilidades que aparecen en la combinación del tiempo y el lugar respecto a cada uno de estos tipos de enseñanza es recurrente: Rumble (1989), por ejemplo, pone el acento en la libertad respecto a las limitaciones de espacio y tiempo; Martínez (1994a) se ocupa de la coincidencia espaciotemporal entre profesores y alumnos; hay otros planteamientos como los del aprendizaje abierto que pueden suponer un punto de encuentro entre ambos tipos de enseñanza (Lewis y Spencer, 1986; Lewis, 1988; Whiting, 1988; Salinas y Sureda, 1992; Hannafin y otros, 1994). Se trata, en cualquier caso, de una nueva concepción, que independientemente de si es presencial o a distancia, proporciona al alumno una variedad de medios y la posibilidad de tomar las decisiones sobre el aprendizaje.

 

Muchos de los conceptos asociados con el aprendizaje en la clase tradicional, pero ausentes cuando se utilizan sistemas convencionales de educació a distancia, pueden reacomodarse en la utilización de redes para le enseñanza, dando lugar a una nueva configuración de la enseñanza que puede superar las deficiencias de los sistemas convecnionales -presenciales y a distancia. Aquí, el alumno, tanto si está en la institución, como si está en su casa, en el trabajo, etc... accede a una serie de servicios mediante las telecomunicaciones: materiales standard como base de datos, etc.. materiales específicos de formación, comunicación con el tutor, posibilidad de interacción con otros,...

 

El acceso al sistema de aprendizaje a través de redes, convierte en relativamente irrelevante el lugar y el tiempo de acceso. Qué diferencia habría entre acceder desde el aula de la universidad o desde el hogar a los materiales de aprendizaje a través de redes? Quizá sea conveniente disponer de cursos y materiales de aprendizaje para un doble uso, de tal manera que tanto los alumnos que asisten a la institución puedan acceder a ellos en el aula, en el centro, como aquellos que no pueden asistir al centro, puedan acceder a esos mismos materiales a través de redes. De esta manera, se crea un nuevo campus donde los alumnos, presenciales y a distancia, acceden a materiales diseñados adecuadamente para este doble uso, y donde la interacción profesor-alumno y, sobre todo, alumno-alumno, pueda establecerse con fluidez.

 

Las diversas experiencias que utilizan redes se refieren a este tipo de configuraciones como ’campus virtual’, ’campus electrónico’, ’campus en línea’ (Mason, 1989; Gast y otros, 1992), ’clase global’ (Kurshan, 1991), ’clase virtual’ (Hiltz, 1992), ’clase electrónica’ (Harasim, 1993),.... Se trata, en el fondo, de conceptos que vienen a plasmar en el ámbito de la ’aldea global’ de McLuhan, lo que los utópicos de la desescolarización llamaron el ’aula sin muros’, y que muchas de sus características, salvando las distancias, parecen concretarse en los sistemas de enseñanza organizados alrededor de las redes interactivas de telecomunicaciones.

 

Lo que los caracteriza, en último término, es la utilización de una variedad de tecnologías de la comunicación para lograr entornos de aprendizaje efectivos, y lograr la interacción de estudiantes y profesores (Kurshan, 1991). Para Hiltz (1992) los objetivos de una clase virtual serían: Por una parte, mejorar el acceso a experiencias educativas avanzadas permitiendo a estudiantes e instructores participar en comunidades de aprendizaje remoto en tiempos y lugares adecuados, utilizando ordenadores personales en el hogar, en el campus o en el trabajo; y, por otro, mejorar la calidad y efectividad de educación utilizando el ordenador para apoyar procesos de aprendizaje colaborativo, entendido el aprendizaje colaborativo como aquel proceso de aprendizaje que hace incapié en los esfuerzos cooperativos o de grupo entre el profesorado y los estudiantes, y que requiere participación activa e interacción por parte de ambos, profesores y alumnos.

 

En definitiva, el acceso desde una estación de trabajo multimedia a las distintas redes puede proporcionar un entorno de comunicación -sincrónica y asincrónica- multidireccional, un espacio -un ciberespacio- que puede reforzar la colaboración e interacción y que simula, y quizá mejora, la clase convencional. En este contexto encontramos nuevos desafios a la colaboración educativa mediada, tales como la necesidad de reformular el diseño del curriculum y los métodos de enseñanza usados, el entrenamiento de profesores y estudiantes, la determinación de la viabilidad y perdurabilidad de las tecnologías de telecomunicación, etc.. (Harasim, 1993).

 

El ámbito de aprendizaje, pues, varía. Las tradicionales instituciones de educación a distancia tendrán que reajustar sus sistemas de distribución y comunicación. Pasan de ser el centro de la estrella de comunicación a constituir simples nodos de un entramado de redes entre las que el alumno-usuario se mueve en unas coordenadas más flexibles y que hemos denominado ciberespacio. Los cambios en estas coordenadas espaciotemporales trae consigo la aparición de nuevas organizaciones de enseñanza que se constituyen como consorcios o redes de instituciones y cuyos sistemas de enseñanza se caracterizan por la modularidad y la interconexión.

Fragmento tomado de:

 

Salinas,J. (1995): Organización escolar y redes: Los nuevos escenarios de aprendizaje. En Cabero,J. y Martínez,F.(Ed.): Nuevos canales de comunicación en la enseñanza. Centro de Estudios Ramon Areces, Madrid. 89-118.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

The viral education 2.0

The viral education project (vir-ed) is a media research project looking at how we can adopt creative dissemination strategies from web 2.0 philosophy to engage people in higher education and learn..

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres